16 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

MUNDIAL DE BERLÍN

Cara y cruz para Irene Sánchez-Escribano y Mariajo Pérez en la semifinal de los 3.000 obstáculos

Irene Sánchez en una imagen de archivo
Irene Sánchez en una imagen de archivo

Cara y cruz para los dos representantes castellano-manchegas en las semifinales de 3.000 obstáculos en el Campeonato de Europa que se está celebrando estos días en Berlín.

La primera en pisar el tartán, Irene Sánchez-Escribano, lograba sellar su pasaporte para la gran final al terminar quinta en su serie parando el crono en 9:34:69. Con esta imponente marca, la toledana lograba su mejor marca personal rebajando la anterior en tres segundos.

A las puertas de esa gran final se ha quedado la ciudadrealeña Mariajo Pérez. En la segunda semifinal, la de Carrión de Calatrava lograba una marca de 9:44:72 que no le servía para estar en la batalla definitiva del próximo domingo.

Sánchez-Escribano ha dicho a EFE, tras superar la semifinal en los 3.000 metros con obstáculos, que había logrado el objetivo principal que era estar en la final, al margen de haber logrado mejorado su marca personal al correr la distancia en 9:34.69.

"Estoy en la final, que era el objetivo principal, y haberlo hecho con marca personal es mejor, aunque vamos a ver si eso me pasa factura el domingo."

Sánchez-Escribano aguantó en el grupo delantero que llegó por delante al ultimo kilómetro para jugarse las cinco plazas de clasificación automática y tuvo fuerzas, a partir de la última ría, para terminar sin problemas quinta.

"Con mi entrenador habíamos planificado una carrera rápida pero al final no tuve que tirar porque la alemana (Elena Burkard) ha salido como un tiro", explicó.

La toledana dijo además que se sentía en su mejor momento de forma y que, pese a su marca personal, se había notado todavía con reservas en los últimos metros.

"Me quedaba algo, aunque iba un poco al límite", dijo.

COMPARTIR: