LIGA IBERDROLA DE VOLEIBOL

El Kiele Socuéllamos cumple todos los trámites burocráticos para incorporar a su nueva colocadora

Lo que era un secreto a voces, por fin se ha hecho realidad. Karina Suligoy, colocadora internacional de Argentina, ya tiene listo su visado de deportista profesional, a pesar de la tardanza de las autoridades provinciales, y esta semana podrá viajar hasta Socuéllamos para comenzar a trabajar a las ordenes de Chema Rodríguez en el Voley Kiele.

Suligoy es una experimentada jugadora de voleibol, que comenzó a jugar con seis años en su localidad natal de Romang, en la provincia de Santa Fe, y donde se mantuvo hasta los 18 en que se fue a la capital para estudiar, y comenzar su andadura en el que ha sido su club de toda la vida, y único hasta ahora, el Villa Dora.

Empezó como opuesta, pero a los 22 sufrió una lesión de codo y cambio a una posición más cómoda, que siempre le había gustado, la de colocadora que desempeña hasta hoy, con excelentes resultados deportivos. El Villa Dora es uno de los clubes de más tradición del voleibol argentino, creado en 1938, puntero en la A1 femenina, luchando siempre por los finales de liga, y que logró su mayor éxito en la temporada 2015/16 alzándose con el título en una eléctrica final contra el todopoderoso Boca Juniors, disputada en Morón.

Esa misma campaña terminaron en un meritorio tercer puesto del Sudamericano de Clubes, rematando así uno de los años mas gloriosos de las santafesinas, que ha sido el único club capaz de romper la hegemonía implantada por los equipos metropolitanos.

Gracias al trabajo, la constancia y los éxitos en su club, es llamada a la selección argentina en la campaña 2017, bajo las órdenes de Ferrara, mítico colocador argentino y seleccionador de las panteras, y bajo su disciplina Karina confiesa "haber vivido un sueño de chiquita, vestir la camiseta de la selección de mi país, y aprender de alguien como el seleccionador, que como colocador fue buenísimo".

En la siguientes temporadas el Villa Dora siempre se ha metido en las fases finales, siendo el equipo tercero y cuarto de liga, hasta el parón de este año a nivel mundial, en que también iban camino de entrar en la disputa del título nacional.

Madurez para llegar a España

Tras esta brillante carrera y a la edad de 31 años, Karina considera que "ahora tengo la madurez necesaria para afrontar el reto de nuevas cosas en el voleibol y jugar en España es algo que llevaba pensando tiempo, dar el salto y conocer otras ligas y otras experiencias". Por ello, admite que "la llamada del Kiele Socuéllamos ha hecho que me decida, ya que tengo buenísimas referencias de un club que quiere ir paso a paso y crecer, y al que creo puedo ayudar y aportar mi granito de arena".

Para el técnico manchego, Chema Rodríguez, la jugadora argentina viene a poner "su experiencia y visión de juego dentro del equipo de este año, que es un paso más en el crecimiento profesional del club, y que nos puede aportar ese plus de calidad necesario para subir un escalón más".

Firmada desde el pasado mes de agosto, cuestiones legales han impedido la incorporación de la jugadora desde el inicio de pretemporada, pero ya solucionadas, esta semana Karina llega a su nuevo equipo, en el que las compañeras ya la esperan con la intención de integrarla rápidamente y que se pueda poner a las órdenes de los técnicos una vez superada la prueba del Covid y después de que la FIVB autorice su tránsfer internacional.

Compartir