DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Las deportistas castellano-manchegas lo tienen claro: "Queda mucho por hacer en igualdad"

Sandra Sánchez
Sandra Sánchez

La presencia de la mujer en el deporte de alto nivel ha aumentado considerablemente en los últimos años gracias, en parte, a que la conciliación es "más fácil" en la actualidad, aunque todavía queda "mucho trabajo" para que el deporte femenino tenga la misma visibilidad que el masculino, tal y como afirman las propias protagonistas.

Cada vez son mejores los resultados y más los éxitos de las mujeres deportistas y también más las que, por sus logros, ocupan las portadas de los periódicos y abren las informaciones deportivas.

Pero para llegar hasta aquí ha sido "muy duro" el camino que han tenido que recorrer y, aunque se ha avanzado "en una buena dirección", todavía queda "mucho trabajo" para que el deporte femenino tenga la misma visibilidad que el masculino, sostienen cuatro deportistas castellanomanchegas.

Es una opinión que comparten y que, con motivo de la conmemoración del Día de la Mujer el próximo 8 de marzo, relatan a Efe su experiencia en este ámbito, donde destacan los avances en igualdad que se han producido en los últimos años, aunque admiten que aún queda "camino por recorrer".

Rugby

La capitana del Club de Rugby Toledo, Almudena García, asegura que al deporte femenino no se le da tanta promoción en los medios de comunicación, de manera que resulta "muy difícil" que las mujeres puedan aspirar a tener "las mismas condiciones" que los hombres.

Sostiene que "por suerte" ya cada vez se escucha menos eso de que el rugby es un deporte de hombres, aunque reconoce que, en algunos aspectos, las mujeres pueden sentirse discriminadas por cosas como que haya ayudas económicas específicas para mujeres, en lugar de "ayudas al deportista".

Remarca que en los Juegos Olímpicos son "mucho mejores" los resultados de los equipos femeninos que los de los masculinos y, sin embargo, lamenta que a sus éxitos no se les dé tanta publicidad y que se les exija, a su juicio, "unos objetivos mucho mayores" que a los hombres, por lo que defiende el reconocimiento del trabajo y el esfuerzo del deportista, "independientemente de su género".

Vanessa Veiga, atleta

También la atleta Vanessa Veiga apuesta por dar al deporte femenino la misma visibilidad que al masculino. "Ni más, ni menos", dice, y añade que ambos tienen que estar "a la misma altura".

Además, cree que a las mujeres no se les tiene que llamar "locas" por pretender estar en el deporte de alto nivel tras ser madres, ni tampoco "bichos raros" por correr por la calle con ropa ligera.

Resalta que la presencia de la mujer en el deporte de alto nivel es "grandísima" y que cada vez es "más fácil" compaginar la vida familiar con las "duras sesiones de entreno", en contra de lo que ocurría "hace no demasiados años".

Explica que cuando tomó la decisión de ser madre la gente le decía que era "una locura" porque iba a desperdiciar su carrera deportiva y, a pesar de ello, sentó precedente, ya que nunca antes una madre de familia numerosa había participado en unos Juegos Olímpicos.

En su opinión, esto de muestra que "se puede ser lo que se quiere ser", por lo que anima a todas las mujeres a que "nunca dejen de perseguir sus sueños".

Alba Redondo, fútbol

De igual modo, la delantera del Fundación Albacete, Alba Redondo, sostiene que "poco a poco" las mujeres se van haciendo hueco en todos los ámbitos, pero todavía les queda "camino por recorrer".

Afirma que nunca se ha sentido discriminada por jugar al fútbol, aunque "por desgracia" sí ha tenido que escuchar comentarios que no le gustaban.

Según Redondo, la conciliación es posible, pero reclama que las mujeres se apoyen entre sí y resalta la necesidad de estar "todas con todas" para lograr la igualdad, perseguir derechos y conseguir objetivos.

Sandra Sánchez, kárate

Igualmente, la karateca Sandra Sánchez señala que, aunque se está avanzando, cuesta mucho conseguir la atención de los medios de comunicación, no solo en un día destacado, sino también en el seguimiento continuado del deporte femenino.

Sánchez todavía no es madre y no tiene que conciliar deporte de alto nivel con el cuidado de sus hijos y, además, su entrenador es su pareja y esto le ayuda a llevar su relación porque, de otra manera, sería "muy complicado", apunta.

Precisa que en el día a día se dan muchas situaciones en las que hay que luchar para tratar de conseguir algo que, a su parecer, debería ser normal: "Que se nos mire como personas y no como hombre o mujer".

Confía en que llegue un momento en el que no haya que celebrar el 8 de marzo y aboga por una sociedad en la que todos tengan "los mismos derechos y las mismas oportunidades", a la vez que anima a todas las mujeres a seguir luchando por lo que considera "de justicia: la igualdad".

COMPARTIR: