LIGA IBERDROLA DE VOLEIBOL

El Kiele Socuéllamos remonta ante un Sant Cugat que no pudo frenarle tras el primer set

FOTO: Kiele Socuéllamos. FOTO: Kiele Socuéllamos.

Regresaba la Liga Iberdrola a Socuéllamos y lo hacía con victoria para un Kiele que tuvo que volver a mostrar su mejor nivel para imponerse. Esta vez con la visita del Sant Cugat, equipo que el año pasado perdió la categoría, pero tras los vaivenes de esta atípica temporada consiguió mantener la plaza, y con un equipo muy reforzado, con los fichajes de Raquel Brun de Las Palmas, Aina Berbel de Logroño, y Marta García de Vall D’Hbron, se presentaban el Gran Gaby con la idea de sumar y meterse en los puestos altos de la tabla.

Saltaba el Kiele con las dudas de la derrota ante Sayre, y con la novedad de Karina Suligoy como directora de juego, y Rocío Jiménez en el puesto de la lesionada Nazaret Florián, y se notaban los cambios porque rápidamente el juego comenzaba a fluir, los puntos caían uno a uno, hasta ponerse en un parcial 20-8 que hacía al entrenador rival pedir su segundo tiempo para tratar de frenar el arranque de las de Chema Rodríguez.

Y le daba resultado la arenga a Rafa Ruiz, porque con un parcial de 2-10 conseguían meterse en el set colocando el marcado en 22-18, se volvían a ver los errores y fallos de un Kiele nervioso que no termina de cerrar los sets de manera fácil, y un Chema Rodríguez que esta vez era el que solicitaba el tiempo para hablar con las suyas, que de poco servía porque las visitantes se hacían con el set por 23-25 tras una espectacular remontada y un buen juego de las de Sant Cugat.

Comenzaba el segundo set igual que el primero con un Kiele muy agresivo y enchufado, que rápidamente ponía la directa y se iba a un parcial 13-7 que hacía al técnico visitante parar el partido, pero esta vez no le servía de mucho pues el el cuadro local seguía tirando de buen ataque, con una contundente Paola Martínez, y una buena defensa de todas las jugadoras, y sumaban y sumaban sin poder frenarlas las de Sant Cugat que perdían el set por un 25-14, que devolvía la igualdad 1-1 al global.

Con el partido empatado y sin un claro dominador se jugaba el tercer set, en el que esta vez si el Kiele imponía el jugar en casa, y el porque quiere seguir en la parte de arriba de la tabla, con un buen ataque y acierto receptor se marchaba hasta el 19-11, con una Amelia Portero muy enchufada, que hacia a Sant Cugat
realizar cambios en su septeto buscando variar la dinámica del parcial, pero sus jugadoras estaban fuera, se habían vaciado en el primer set y volvían a caer con la misma contundencia 25-14, para dejar al Kiele con un 2-1 que le ponía en bandeja sumar en esta difícil jornada.

Ahora sí que parecía haber un dominador, repuesto tras un mal primer set que tenían ganado y se dejaron quitar, las de Chema Rodríguez empezaban el cuarto parcial con la intención de sumar los tres puntos, y desde el inicio ponían la directa marcando un parcial de 8-3 que hacía a las de Rafa Ruiz mirarse nerviosas sin saber cómo parar el vendaval de las de Socuéllamos. 

Pero era imparable, un pabellón loco de aplausos a pesar de sólo un centenar de espectadores y unas jugadoras de Kiele jugando un gran voleibol. Tras el decepcionante primer set, la arenga del mister surtió efectos, palabras milagrosas, porque derrotaban a Sant Cugat por 3-1 gracias al último parcial de 25-16. 

 

Compartir