COPA CHALLENGE

Linoy Ashram cautiva al público de Guadalajara y España se mete en la final de conjuntos

FOTO: Linoy Ashram
FOTO: Linoy Ashram

La israelí Linoy Ashram se confirmó este sábado en Guadalajara como la gimnasta rítmica del momento con una victoria de mérito en la Copa Challenge, por delante de las favoritas rusas, apenas dos semanas después de proclamarse campeona de la Copa del Mundo. Por su parte, España cuajó una buena actuación y se coló en la final de conjuntos de este domingo.

Ashram se llevó el título absoluto de esta prueba de la segunda categoría de la Copa con una nota de 72,800 puntos, 50 milésimas mejor que Aleksandra Soldatova. Fue tercera la también rusa Arina Averina, subcampeona mundial, con 70,200 puntos que deberá mejorar si dentro de un mes exacto, en el mismo tapiz del Pabellón Multiusos guadalajareño, quiere proclamarse campeona de Europa.

Polina Berezina y Sara Llana, campeona y subcampeona de España, terminaron en decimosexta (58,150) y vigésima segunda (53,900) plaza, pero contentas de "haber probado el tapiz y la sala" en la que se jugarán las plazas continentales en junio, dijo Berezina. La gimnasta, entrenada por la también seleccionadora española de conjuntos, Anna Baranova, dejó ver un salto de calidad en sus composiciones, que sacan todo el partido de su altura física y de su elegancia innata. La caída de una maza en el penúltimo lanzamiento (14,200) y un pequeño error con la cinta (14,250), también al final, le impidieron mejorar la posición de la primera jornada.

Pero la alicantina de origen ruso dio la sensación de saber lo que tiene que hacer y de atreverse con más riesgos que antes. "Estar entre las 24 finalistas de los Europeos y los Mundiales de este año" es su objetivo. Tiene "los ejercicios cerrados, solo para pulir" los detalles. "Si los hago bien, estaré en esas finales", aventuró.

Sara Llana, entrenada en León por Ruth Fernández y educada para la gimnasia al lado de la olímpica Carolina Rodríguez (que siguió sus ejercicios al borde del tapiz), no tuvo su día con la cinta, que perdió en dos ocasiones (13,100). Mucho mejor con las mazas (15,050), aunque acabó con gesto serio su participación.

En la lucha por los puesto de honor, Linoy Ashram se dio la satisfacción de doblegar a las rusas. La primera mujer de su país en pisar el podio mundial de rítmica (bronce en 2017) sigue superando obstáculos y fue la mejor en todos los aparatos excepto en la cinta, modalidad en la que Aleksandra Soldatova cerró su concurso. La rusa se esmeró por alcanzar a Ashram y lo logró al menos en ese ejercicio. La israelí, de 18 años, obtuvo hoy notas de 16,950 en cinta y 18,150 en mazas, que sumó a los 19,100 en aro y 18,600 en pelota del viernes.

Soldatova se saltó algunas pruebas de la reciente Copa del Mundo pero en su última aparición, en Tashkent, ganó cinco oros. No llegó a Guadalajara con el mismo grado de concentración. Enterró buena parte de sus opciones en la primera jornada y solo sendos errores graves de Ashram en los ejercicios de hoy le hubieran permitido adelantarla. No fue el caso.

Arina Averina dio la razón en este torneo a quienes sostienen que solo cuando compite junto a su hermana gemela Dina, campeona mundial, ambas dan lo mejor de sí mismas. En ausencia de su par, y aún en fase de recuperación de unas lesiones, Arina estuvo lejos de la alegre seguridad que exhibe en la alta competición. Con todo, tiene un manejo de los aparatos único. Una nota de 18,000 en mazas fue su mejor calificación.

Italia confirmó su progresión en las pruebas individuales, con sus dos gimnastas entre las diez mejores. Entre las bielorrusas, la eterna aspirante al podio Katsyarina Halkina volvió a quedarse por debajo de las expectativas y fue incluso superada por su joven compañera Ansatasiia Salos, sexta. Este domingo se disputarán las finales por aparatos, con las ocho mejores de cada especialidad.

España se cuela en la final de conjuntos

El conjunto español de gimnasia rítmica, que terminó la jornada del viernes en la Copa Challenge de Guadalajara en una discreta undécima posición, mejoró de forma sustancial este sábado con el ejercicio mixto y, aunque fue décimo en la general, obtuvo plaza en la final de la modalidad de pelotas y cuerdas.

Bulgaria ganó el concurso completo sin discusión alguna. Su grupo fue muy superior al resto en los dos aparatos (el viernes con 5 aros) y en todas las facetas: la técnica, la coreografía y la armonía entre sus gimnastas, que ganaron con nota de 43,800, casi cuatro puntos por encima de Italia (39,750). El conjunto ruso, que defiende todos los títulos posibles, terminó tercero con 38,150.

"A ver si hoy tenemos más suerte", comentó la entrenadora española Sara Bayón al llegar este sábado al Multiusos de Guadalajara. Los errores cometidos en la jornada anterior con los aros no habían dejado en el grupo buenas impresiones. Mónica Alonso, Ana Gayán, Alba Polo, Victoria Cuadrillero y Clara Esquerdo salieron esta vez al tapiz más seguras y salvaron en el último segundo una caída de pelota que habría estropeado la buena impresión general. Con un 16,300 que, tras una reclamación, mejoró el 15,500 inicial se ganaron un puesto en la final del domingo del ejercicio mixto y sumaron un total de 31,400 puntos y la décima plaza.

Este conjunto es el heredero del que ganó la medalla de plata olímpica en los Juegos de Río y continúa en su etapa de aprendizaje. Los Campeonatos de Europa que se disputarán en junio también en Guadalajara son su primer reto importante de esta temporada. Bulgaria confirmó con las pelotas y las cuerdas la superioridad mostrada el viernes con los aros. Al ritmo del 'You Make Me Feel' de Sylvester bordaron su presentación y se supieron ganadoras nada más terminar.

Las italianas, acostumbradas a pisar el podio de vez en cuando, volvieron a hacerlo, sin problemas para superar a las rusas, con una presentación de tono gris. Rusia tiene un equipo idéntico al que se proclamó el año pasado campeón mundial, salvo por una gimnasta.  

COMPARTIR: