19 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

CAMPEONATO

Búa y Guijarro se cuelgan la plata europea en Glasgow en el 4x400

Ana Peleteiro (triple), Álvaro de Arriba (800) y Jorge Ureña (heptatlón) cuajaron la segunda mejor cosecha de oros para España en unos Europeos bajo techo en un espectacular cierre de campeonato adornado con la plata del relevo 4x400, con los castellano-manchegos Lucas Búa y Manuel Guijarro en dos de las postas, y el bronce del joven burgalés Jesús Gómez en 1.500.

Las cinco medalla españolas en la clausura se suman a la obtenida el sábado en el 400 individual por el palentino Óscar Husillos, el único miembro del equipo español en Glasgow que regresa a España con dos preseas.

Sólo el cuarto puesto de Orlando Ortega y su declarado "problema personal" que le llevó a insinuar incluso una posible retirada deslució un poco la brillante jornada.

El Superdomingo había empezado a las 10 de la mañana con el triunfo espectacular de Ana Peleteiro en el triple con un nuevo récord de España (14,73). Con 23 años, borraba de la lista de plusmarcas nacionales la obtenida el 4 de marzo de 2007 en Birmingham por Carlota Castrejana (14,64), que también dio a la riojana la medalla de oro en aquellos Europeos y este lunes iba a cumplir doce años.

Peleteiro, de 23 años, campeona del mundo júnior con 16 en Barcelona 2012 y medallista de bronce en los últimos Mundiales bajo techo en 2018, subió al podio acompañada por la griega Paraskevi Papahristou (14,50) y la ucraniana Olha Saladukha (14,47).

Peleteiro siempre dijo que no pensaba en el récord de España, pero en Glasgow se vio estimulada por la situación insólita de ser, por marca reciente (14,51), la favorita en una competición internacional.

En efecto, en su tercer salto se puso en cabeza: 14,56 metros, ya el mejor salto de su vida -en sala o al aire libre- y a sólo 8 centímetros del récord nacional de Castrejana. Pero aún tenía centímetros en las piernas. En la cuarta ronda voló hasta esos 14,73 que dinamitaron la final.

Bronce en el Mundial en sala pasado y también tercera en los Europeos de Berlín 2018 al aire libre, Peleteiro ya había demostrado su garra competitiva en los últimos años.

 

 

 

 

 

"Europa. Era el sitio y el momento perfecto para quitarme el récord de España. Mira qué sonrisa tengo", dijo a EFE Castrejana.

El salmantino Álvaro de Arriba ganó los 800 con estilo de favorito, con una marca de 1:46.83 después de ejecutar en la última vuelta un ataque largo que resultó letal para sus rivales.

El británico Jamie Webb, pese al ruidoso aliento del público, no pudo superar al español y se consoló con la plata (1:47.13), seguido del irlandés Mark English (1:47.39) y del otro español finalista, el murciano Mariano García, que hizo récord personal con (1:47.58).

Las medallas se sucedían para España. El alicantino Jorge Ureña, de 25 años, se proclamó campeón de heptatlón con 6.218 puntos, dos años después de conseguir plata en la misma competición.

El decatleta español, que cerró la combinada ganando la carrera de 1.000 metros, se impuso al británico Tim Duckworth, plata con 6.156, y al ruso Ilya Shkurenyon, que competía como neutral, bronce con 6.145. El nuevo campeón se resarcía así de su eliminación en los Europeos al aire libre de Amsterdam 2016 cuando iba segundo del decatlón, tras cometer un cero en disco.

Sus parciales camino del oro: 6.96 en 60 lisos; 7,39 en longitud; 14,68 en peso; 2,07 en altura. Terminó el primer día con 3.443 puntos, por detrás del británico Tim Duckworth (3.533) y del sueco Fredrik Samuelsson (3.475).

El domingo, al ganar su serie de 60 m vallas con 7.78, récord personal, se puso líder y ya no perdió su posición; saltó 5,00 en pértiga y ganó el 1.000 en 2:44.27.

El burgalés Jesús Gómez logró un bronce de prestigio en 1.500, subiendo al podio con dos grandes, el polaco Marcin Lewandoski, que revalidó su título, y el noruego Jakob Ingebrigtsen, campeón en 3.000, que no pudo completar el doblete de oro.

Un cambio brusco al penetrar en el último giro puso en cabeza al polaco, que no consintió que el joven noruego le adelantara. Venció con 3:42.85, seguido de Jakob (3:43.23) y de Gómez (3:44.39).

España, primera potencia histórica del 1.500 europeo en pista cubierta -había ganado 19 medallas, incluidas siete de oro-, no conseguía una presea desde que el sevillano Manuel Olmedo obtuvo la de oro en París 2011.

"Enhorabuena a Jesús. Ya era hora de que saliera un mediofondista valiente", comentó Fermín Cacho en un mensaje.

El alemán Marius Probst marcó el ritmo el primer 500, hasta que Jesús Gómez tomó la punta. Jakov y Lewandowski se colocaron a su estela. El noruego atacó a dos vueltas del final y puso en fila al grupo, llevándose consigo al polaco y al español.

La plata del 4x400

El cuarteto español formado por el toledano Lucas Búa, el villarrobledense Manuel Guijarro, Óscar Husillos y Bernat Erta consiguió plata con un nuevo récord de España (3:06.32).

Sólo el equipo belga de los tres hermanos Borlee -Dylan, Jonathan y Kevin, junto con Julien Watrin- pudo vencer al cuarteto español, con una marca de 3:06.27. El bronce fue para Francia con 3:07.71.

El récord nacional anterior estaba en 3:06.60 desde el 3 de febrero de 2002 en los Europeos de Viena con un cuarteto formado por Carlos Meléndez, David Canal, Salvador Rodríguez y César Martínez que ganó la medalla de bronce.

Husillos, subcampeón individual, tomó en cabeza la calle libre en la primera posta y entregó a Guijarro dos metros por delante. El de villarrobledo conservó ha primera plaza hasta el penúltimo metro de su trayecto, adelantado por el belga.

El toledano Búa, sin embargo, entregó primero al más joven del grupo, el ilerdense Bernat, de 18 años, que sostuvo un vibrante mano a mano con el consagrado belga Kevin Borlee y estuvo a punto de batirlo en los cuadros. 

COMPARTIR: