22 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

GIMNASIA RÍTMICA

Dos sextos puestos en las finales por aparatos para España en el Europeo de Guadalajara

FOTO: ECH Guadalajara 2018
FOTO: ECH Guadalajara 2018

El conjunto español de gimnasia rítmica ocupó la sexta plaza en las dos finales por aparatos de los Campeonatos de Europa que se disputan en Guadalajara, sus primeras finales continentales y un paso decisivo en su búsqueda de confianza para alcanzar un día los resultados de su antecesor, el grupo que fue subcampeón olímpico en Río 2016, ya retirado.
Italia se impuso en el ejercicio de cinco aros y Bulgaria en el mixto (dos cuerdas y tres pelotas).

Rusia, que ganó el sábado el concurso general, entró de milagro en el primer podio de este domingo pero se despidió sin premio en el segundo, tras una salida de cuerda. El conjunto español capitaneado por Ana Gayán no pudo igualar su gran actuación del viernes con los cinco aros. Dejó ver ciertas imprecisiones y acabó con un largo desplazamiento para salvar una caída de aparato. Pero el nivel general fue muy aceptable y mereció una nota de 18,750 (19,200 en el mismo ejercicio hace dos días), que condujo al grupo a la sexta posición.

En el mixto, su despedida de Guadalajara, se liberó de la presión y arrancó a las jueces un 18,800 (17,850 el sábado) que le permite encarar con optimismo el futuro y confirmar que va por el camino correcto. Ana Gayán, Clara Esquerdo, Mónica Alonso, Alba Polo, Victoria Cuadrillero y Sara Salarrullana forman el conjunto español en este ciclo olímpico.
Su reto es aumentar la dificultad de sus ejercicios para aspirar en el futuro a mejores posiciones.

Italia, segunda el sábado en el concurso general después de recibir unas notas muy protestadas, por bajas, por el público del Multiusos de Guadalajara, salió hoy con el favor de la grada y con ganas de revancha, porque clavó su ejercicio de cinco aros con un dominio absoluto de los elementos. Las 'farfalle' (22,300) aguantaron en primera posición el paso por el tapiz de Ucrania (22,100), conjunto al que la altura física de sus gimnastas le da un carácter único, y de Rusia (21,600), que fue de más a menos y perdió el control de un aparato en una recepción.

Solo Bulgaria podía quitarle el oro a las italianas. El comienzo de su ejercicio, ágil, vivo, con seguridad en las recepciones y unas dificultades poco habituales, apuntaba a que sería así. Pero dos minutos y medio dan para mucho y una caída de aro en el tramo final descentró al grupo búlgaro y le dejó fuera del podio, tras una puntuación muy estricta (21,250).

Competición mixta

En la final mixta, la sorpresa fue la muy deficiente actuación de Rusia. Bajo la mirada de la todopoderosa entrenadora y dirigente Irina Viner, el conjunto ganador de todo en las últimas décadas se mostró impreciso y terminó de estropearlo con una salida de cuerda y otra de gimnasta para recuperarla (0,3 de penalización por cada salida), que le condujo a la séptima plaza (18,000 puntos). Un lugar que en la rítmica rusa no recordaban que existía.

Bulgaria ganó el oro en esta modalidad (22,825) con amplio margen, aún con detalles por corregir pero con la sensación de que puede ser el grupo dominador de este ciclo olímpico. Sus seleccionadas lanzan, botan, ruedan y reciben los aparatos con maestría y tienen unas condiciones físicas y una base de ballet a la altura de Rusia.

En los Juegos de Río el conjunto búlgaro fue bronce, por detrás de rusas y españolas.
Las italianas (22,350), espléndidas en dificultades y coreografía, aunque acabaron algo a destiempo de la música, se hicieron con la plata y Azerbaiyán (20,350) aprovechó los errores ajenos para hacer valer su corrección técnica y entrar en el podio europeo.

COMPARTIR: