19 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

HABLAMOS DE SEXO

¿El tamaño influye?

37035_ana.jpg
Ana M. Ángel

La relevancia y protagonismo que se le da al pene es, desde cualquier punto de vista, desproporcionada.

 

Así pasa, que quien está “bien dotado” se cree el rey del mambo y si por el contrario “la tienes pequeña” la visita al psicólogo es casi obligada por el complejo que crea. De hecho, en el mercado vemos gran cantidad de productos que nos venden de forma engañosa para aumentar el tamaño: Cremas, pastillas, ejercicios, inyecciones... Lo único efectivo son las prótesis de pene, es evidente. Es sólo una cuestión de estética y de preferencia.

Actualmente el tamaño está asociado al disfrute y a la fertilidad, y no es así. En la época de la antigua Grecia los penes pequeños eran muy valorados porque se asociaban con una inteligencia excepcional y en el Renacimiento encontramos el mejor ejemplo en el David de Miguel Ángel, dándole mucha importancia a la estética. Vemos un cuerpo escultural y un pene pequeño, secundario.

Como decía anteriormente, las dimensiones obsesionan a los hombres, tanto que la autoestima puede verse seriamente afectada independientemente de las otras cualidades de la persona. Y no, el tamaño no influye ni en el disfrute sexual ni en la fertilidad; más bien al contrario ya que penes de grandes tamaños pueden ser causa de problemas. ¿Quién no se ha medido el pene? Un pene de 7cm en erección ya es suficiente para notarlo en la vagina y es  independiente del orgasmo ya que, sea el pene grande o pequeño, sólo se consigue con la estimulación del clítoris.

La media europea está en torno a los 13 -17 cm y la forma de medirlo es por la parte lateral en erección máxima. El tamaño del pene no influye en el disfrute sexual, y sí la habilidad del hombre para utilizarlo. Más importante que el tamaño es jugar, con o sin pene, y para jugar también existen los juguetes sexuales que añaden emoción y rompen la monotonía. Dejemos de exigir tanta responsabilidad al pene!!!

Los penes grandes se asocian con mayor virilidad, más autoconfianza, mayor disfrute y no tiene nada que ver, tan sólo es una cuestión estética que sí influye psicológicamente, pero que sólo la sociedad ha creado y así lo ponen de manifiesto las imágenes contenidas en el material pornográfico. Penes grandes a la hora de la penetración hacen daño porque llegan al fondo de la vagina, con lo que tienen que usar topes. Se comercializan en forma de almohadillas que se ponen en la base del pene o toallas para así no penetrar totalmente.

El tamaño tampoco influye en la fertilidad ya que ésta depende de la calidad y cantidad de espermatozoides. Un pene pequeño en reposo no tiene que ver con el tamaño que luego alcanzará  en erección porque depende del flujo sanguíneo y de la capacidad de elongación muscular. Así que olvidémonos del tamaño ellos y nosotras y empecemos a DISFRUTAR de todo lo demás, lo que no tenga que ver con el pene, porque dentro del momento sexual sólo es algo más.

Ana M. Ángel Esteban. Psicóloga Clínica, Sexóloga.

Clínica del Rosario. Toledo. 615224680

 

ARTÍCULOS ANTERIORES DE LA MISMA AUTORA

La eterna pregunta: ¿Existe el punto “G”?

El primer objetivo y casi el único de la sexualidad: Disfrutar

El orgasmo y la penetración van por caminos distintos

COMPARTIR: