12 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

BILL VIOLA - VÍA MÍSTICA

Marco escénico: Cuatro sedes inigualables para una exposición fuera de serie

El Casco Antiguo de Cuenca es también protagonista de esta exposición, pues configura un marco escénico y expositivo único para la muestra “Bill Viola-Vía Mística”.

 

La histórica ciudad amurallada de Cuenca fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996. Su diseño medieval, con calles estrechas, plazas, miradores y edificios imponentes, que desafían la gravedad desde hace más de quinientos años, encaramados en las hoces rocosas que dominan las gargantas por donde fluyen los ríos Júcar y Huécar, atrae fuertemente a los visitantes que buscan una mezcla perfecta entre naturaleza, historia y arte.

Éste es el escenario de todo lo que es crucial para la ciudad, incluidas las celebraciones de su Semana Santa, la fiesta conquense por excelencia.

El Casco urbano histórico de Cuenca se extiende sin dejar un solo hueco vacío en el escaso espacio que los ríos le han dejado y sus bellas construcciones se asoman al vacío como un verdadero, en palabras de Pío Baroja, “nido de águilas”.

CIUDAD INVEROSÍMIL

También el gran poeta conquense Federico Muelas recoge el testigo y se refiere a esta condición única: “Cuenca es ciudad inverosímil de casas colgadas. Casas que se precipitan hacia abajo desde las rocas y que alguien, con precisión pictórica, ha denominado así… nidos”.

Por lo tanto, este “nido” singularísimo de la ciudad viviente facilitará y mejorará la acción teatral y experiencial que la exposición pretende ofrecer, al tiempo que servirá como exquisito telón arquitectónico parta momentos únicos en los que la vida se detiene brevemente para contemplar el antiguo barrio y el arte que exhibe Cuenca en todo su esplendor. Sin lugar a dudas, el tejido de la ciudad antigua es también protagonista de esta exposición.

Acceso gratuito al Museo de Semana Santa La Junta de Cofradías de Cuenca (institución colaboradora de la exposición), con el apoyo institucional y económico de la Junta de Castilla-La Mancha, reabre el Museo de Semana Santa de Cuenca tras una completa remodelación de su planta baja, que incluirá nuevas instalaciones y equipamientos técnicos.

EXPERIENCIA AUDIOVISUAL INMERSIVA

En este renovado espacio, los visitantes podrán disfrutar de una experiencia audiovisual inmersiva, producida exprofeso para la ocasión por Dadá Films, que inaugura una nueva sala de proyecciones con tres pantallas y equipamiento técnico de última generación. Asimismo, se ha rediseñado el espacio didáctico, la tienda y la recepción.

Durante los meses de la exposición Bill Viola, Vía Mística, los visitantes podrán acceder de manera gratuita al museo, que representa y divulga la manifestación anual más singular, arraigada y emocional de los conquenses: sus procesiones de Semana Santa, la fiesta por excelencia de la ciudad.

SEDES

La selección de las sedes expositivas se ha llevado a cabo siguiendo un criterio de representatividad, idoneidad espacial, localización, valor arquitectónico e histórico, posibilidades para intervenir museográficamente en ellas y disponibilidad por uso y tiempos, de acuerdo con los titulares de los edificios. Se han priorizado aspectos espaciales, fundamentales para la correcta presentación de las obras y el respeto absoluto al continente, no sólo en lo que se refiere a su integridad como edificios histórico-artísticos sino también al uso habitual y la actividad de los mismos, de acuerdo con la voluntad expresada por los titulares.

Se ha buscado asimismo que todas ellas se encuentren a poca distancia las unas de las otras con el fin de hacer el recorrido cómodo y agradable para los visitantes de cualquier edad y condición, favoreciendo asimismo acompañar correctamente el ritmo de la visita y la experiencia expositiva.

El vicepresidente primero del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, ha participado activamente en la organización de la muestra. La imagen recoge un momento de los preparativos en una de las sedes 

ESCUELA DE ARTE CRUZ NOVILLO

El antiguo Convento de las Angélicas es un edificio que está anexo a la Iglesia de San Nicolás de Bari, data del siglo XVI y fue fundado en 1561 por el Comendador Constantino del Castillo. Hoy día alberga la sede de la Escuela de Arte Cruz Novillo.

Su antigua iglesia ha sido transformada en sala de exposiciones. Es un pequeño templo de una sola nave, cubierta con bóveda de casetones, en los que destacan pinturas religiosas en el eje central. El ábside presenta decoraciones de escayola enmarcando los antiguos vanos de oración y puertas de ingreso, así como una bovedilla sobre la antigua zona del altar.

Destaca la portada de ingreso, gótica y con arco de medio punto, con grandes dovelas. Esta iglesia fue destruida durante la Guerra Civil española y restaurada, ocultando una cubierta de madera, que en un futuro se pretende recuperar.

MUSEO DE ARTE ABSTRACTO ESPAÑOL

El museo ocupa buena parte del conglomerado arquitectónico que, conocido como las Casas Colgadas, se ha convertido en el emblema urbano por excelencia de la ciudad de Cuenca.

Su promotor, Fernando Zóbel, quiso unir su colección artística personal (que atesoraba las más notables novedades del arte español contemporáneo) con un compuesto edificado de espectacular ubicación paisajística, alguna de cuyas secciones cuenta con más de medio milenio de antigüedad. El fruto obtenido, símbolo de modernidad de una época, ha traspasado fronteras como un verdadero hito expositivo admirado por todos, al unir pasado y modernidad de una manera exquisita.

El edificio, muy singular, de finales del siglo XV, une varias antiguas viviendas en una suerte de intrincado pero hermosísimo conjunto de salas a distintas alturas, y se asoma espectacularmente sobre sobre la Hoz del Huécar, permitiendo que el paisaje exterior se integre naturalmente en la experiencia de la visita.

Cuenta con espacios para exposiciones temporales donde se exhiben, además de muestras sobre artistas representados en la colección, proyectos dedicados a creadores contemporáneos y a las principales tendencias de la modernidad.

IGLESIA DE SAN MIGUEL

La Iglesia de San Miguel es un antiguo templo católico, hoy destinado a conciertos y actos culturales. La iglesia se alza sobre una plataforma en la Hoz del río Júcar, junto a la antigua muralla, y es una de las parroquias más antiguas de la ciudad.

Debió de ser construida en el siglo XIII, con una estructura muy simple: una nave de mampostería que se cubría con armadura de madera, un ábside semicircular y la torre a los pies.

En el siglo XV se añadió a la iglesia otra nave en el lado norte, que también se cerró con un artesonado mudéjar. En el siglo XVI se efectuó en la cabecera de la iglesia una fuerte remodelación, en la que intervinieron Esteban Jamete y el maestro de Cantería Pedro de Yrízar. La cúpula, diseñada por Jamete, es ovalada y está decorada con motivos florales. En el siglo XVIII la iglesia sufrió una reforma radical. El primitivo cerramiento de las naves -con madera- fue cambiado: en la nave principal por bóveda de cañón con lunetos, y, en la nave colateral se dispuso una nueva bóveda de arista, la cual se asentó sobre dobles pilastras. La decoración de rocalla aparece tímidamente en los arcos fajones, en los vértices de los lunetos y en el centro de las bóvedas.

En la portada, el cuerpo bajo debe de corresponder al siglo XVIII. Está almohadillado y se reduce a un arco de medio punto entre pilastras apenas resaltadas. La parte superior tiene una hornacina central, entre dobles pilastras jónicas, y curiosas imágenes de donantes en las hornacinas de los extremos.

IGLESIA DE SAN ANDRÉS

Edificada en el siglo XVI, la planta de la iglesia, que es sensiblemente trapezoidal, está condicionada por el pequeño solar en que se asienta.

La nave está dividida en tres tramos, por medio de columnas adosadas al muro. La situación de la sacristía, detrás del altar, supone una gran novedad; aunque ello obligara al arquitecto a cortar el pilar, el cual arranca de una ménsula apoyada en un fino baquetón.

En el primer tramo, a ambos lados de la nave, hay unos arcos platerescos de dibujo muy sencillo; éstos se encuentran enmarcados por pilastras cajeadas, con sus capiteles adornados con grutescos, y en sus enjutas aparecen flores aveneradas, espejos y otros motivos renacentistas. A finales del siglo XVII, se construyeron en el presbiterio los arcos que hoy vemos desnudos, pero que, en otro tiempo, cobijaron unos retablos barrocos.

La portada está bien compuesta, aunque la destrucción de las jambas ha dañado sus proporciones. Conceptualmente es una obra bastante avanzada pues está concebida como si fuera un templete superpuesto a una portada.

La plaza donde su ubica es recoleta y con mucho encanto, aunque puede resultar algo incómoda para la circulación de los visitantes, habida cuenta su marcada inclinación.

TEXTO: De la web oficial de la exposición www.viamistica.es 

COMPARTIR: