19 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

HABLAMOS DE SEXO

¿Cuántos hombres reconocen sentirse atraídos por otro hombre transexual?

2018/11/08/76789_57_ana.jpg
Ana Ángel Esteban

Aunque parezca que somos tolerantes con el tema de la identidad sexual y que presumimos de respetar a quienes manifiestan ser “distintos”, no es así. Sigo viendo mucha fachada en la calle (según toque) cuando se habla y hablo de estos temas con conocidos. 

 

Por el contrario, veo manifestaciones distintas dentro de mi consulta cuando hablan con la psicóloga en la privacidad y en la seguridad del secreto profesional. Y aún así no siempre se es sincero en este tema, aunque en mi esté siempre la actitud de no juzgar. Tengamos en cuenta que es un añadido vivir en Toledo  en este caso.

Pero la realidad es que cuesta muchísimo verbalizar una identidad sexual que se siente y que aún no se ha expresado conductualmente. Cuesta hasta cuando quien está enfrente de mí ha venido voluntariamente buscando ayuda para dar el salto. Y o lo tienes muy claro y te mueves en un ambiente liberal y de apoyos o el miedo a lo desconocido y a  la no aceptación de tu entorno te mantendrán en ese SER que no te corresponde y no sientes tuyo, con el consiguiente sufrimiento. Se me ocurren muchos argumentos que te diría ahora mismo para que desde ya te plantees ser LIBRE de los miedos de los demás para empezar a SER TÚ.

Y qué hacemos los otros, nosotros, cuando nos cruzamos por la calle a dos chicas de la mano, o cuando vemos a dos hombre besándose. Y qué hacemos cuando dudamos de si esa chica o chico taaaan guapo es realmente  una hombre o una mujer o “tendrá sorpresa”, como dicen algunos todavía.

¿Qué más da los genitales que tenga para volver la cabeza ante un expresión de belleza corporal? Los hay que piensan en una aberración, un error de la naturaleza y de la genética, pero cuando estamos con alguien, ¿qué nos atrae de él o ella? La forma de ser, su aspecto físico y las emociones que despierta en nosotros. Los genitales sólo sirven para tener sexo.

Decidimos acostarnos además con el/ella si tiene un órgano sexual (pene o vagina) que encaja en el esquema de nuestra identidad sexual. Mi mejor amiga es la persona con la que más a gusto me siento pero no es mi pareja y lo único que no comparto con ella son las relaciones sexuales, porque sexualmente es disonante con mi heterosexualidad. En la manifestación de una opinión sobre el aspecto del otro, hombre sobre hombre sobre todo,  influye muchísimo el qué pensará de mí quien me pregunta; si se pondrá en duda mi orientación sexual, mi identidad sexual. Todos somos bisexuales, más las mujeres .

Los hombres tienen, en general, muchas dificultades para expresar abiertamente, aunque sea en la “seguridad” de su entono, que un hombre es guapo, tiene un cuerpazo uuuff,  viste que ya querría yo tener ese gusto. Sienten que se va a poner en duda su virilidad, su identidad sexual, aunque piensen que “madre mía, qué tío ese...”. Cualquier manifestación u opinión sobre el aspecto físico de otro hombre lo asocian y confunden con temas sexuales. Otras capacidades sí pueden valorarlas.

Las mujeres no, lo hacemos con total naturalidad, también en general. Miramos y comentamos sobre la belleza de otras mujeres, sus cuerpos, su forma de vestir, sin el miedo a ser juzgadas ni a sentir que nuestra orientación sexual se tambalea. 

Volviendo al tema de la identidad sexual no consonante con el cuerpo, la máxima expresión la tenemos en la transexualidad. En concreto en la masculina. Es increíble cómo siente a veces un hombre (determinado cromosómicamente) a la mujer que lleva dentro. Cómo se “transforma”, ES sensualidad, coquetería,sensibilidad, belleza física en extremo (a veces con operaciones y no solo hormonándose) pero que, ¡quién diría que no es una mujer y de las guapas guapaaas!Cuando un hombre tiene que opinar sobre el aspecto de esta MUJER (en aspecto y comportamiento es toda una  mujer) ¿qué diríais que pasa? Que cuando saben o sospechan que genitalmente es un hombre, el 90 % no se manifiestan o si lo hacen relativizan lo que ven y siguen poniendo, anteponiendo llevar un pene debajo de la falda para volver a sentirse en peligro si, sobre ese para ellos hombre expresan palabras de belleza, aunque muchas veces esto les crea morbo.

Lo bonito, lo armónico, sí, la belleza, atrae siempre a todos, es imposible pasarla desapercibida porque es un estímulo agradable en el cerebro filtrado por la vista. Pero si la belleza la lleva una mujer con pene, el hombre se prohíbe y no se mantiene en la admiración si se siente juzgado por ello, aunque luego en su cabeza quizás, quién sabe, la de imágenes y opiniones que se vierte a sí mismo, agradables, claro. Así somos sorprendentemente. ¡Qué manipulación psicológica y conductual ejercen nuestros XX y XY.!

Ana M. Ángel Esteban. Psicóloga Clínica, Sexóloga.

Toledo. 615224680

 

ARTÍCULOS ANTERIORES DE LA MISMA AUTORA

¿El tamaño influye?

Qué hacer ante una pérdida de erección

Adictos al sexo

Cuando calienta el sol, ¿se calienta todo lo demás?

El desamor como acto de amor hacia tu pareja

La eterna pregunta: ¿Existe el punto “G”?

El primer objetivo y casi el único de la sexualidad: Disfrutar

El orgasmo y la penetración van por caminos distintos

COMPARTIR: