17 de octubre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

HABLAMOS DE SEXO

Estrategias para olvidar a tu ex y no morir en el intento

Ana M. Ángel Esteban
Ana M. Ángel Esteban

La ruptura de una relación aunque sea de la mejor manera y de mutuo acuerdo siempre crea sentimientos enfrentados, a no ser que cuando se toma la decisión ya prácticamente no exista  amor ni se comparta nada.

 

La peor situación y más dolorosa es cuando se rompe de forma sorpresiva, decidiendo unidireccionalmente el final de la relación, sin que uno de los dos de la pareja sospechase nada, cuando aparentemente se seguían compartiendo cosas, teniendo relaciones sexuales con normalidad, cuando se descubre o se confiesa una infidelidad o, peor aún, la existencia de una relación paralela por la que definitivamente se decide romper.

Estas son las dos situaciones extremas en las que la gestión de las emociones es fácil o lo más difícil y tortuoso, llegando a convertirse en una obsesión.

Pero en el resto de rupturas, olvidar al EX no es fácil para ninguno de los dos, sobre todo en el caso del “dejado”. La mente no funciona por imposiciones.

Querer olvidarle no es suficiente, no sirve. Imponernos olvidar nos crea más malestar porque el deseo y la razón  no controlan a la emoción. Quienes son dejados siguen sintiendo y esto va a requerir tiempo y acción.

¡Veamos, que va a ser posible olvidar al Ex!

Los Psicólogos, yo  por lo menos, planteo este proceso basándome en técnicas cognitivo-conductuales:

- Reestructuración de los pensamientos que no paran de dar vueltas en la cabeza sobre la ruptura, los por qué, que casi nunca tienen respuesta.

- Tener Conciencia de qué cosas pensamos a partir de ahora, cada día, en cada momento.

- Acción. No te puedes quedar ahí deprimido, vacío y roto. Tu vida sigue, a pesar de que no le encuentres demasiado sentido. Hay que empezar a hacer cosas solos, y a ser posibles distintas.

Lo primero es centrarnos en las situaciones dolorosas, las de conflicto, las que nos han hecho daño, por las que ha ocurrido la ruptura. Es importante no desvirtuar la realidad, que es esa: la relación se ha roto por algo y creaba mucho dolor. No hay que perder de vista este pensamiento. Y  Sí , han existido las otras situaciones, las bonitas, pero ahora las reales son estas, LAS DOLOROSAS, y son la causa en sí de tu rabia y dolor. Recordar lo bonito que YA NO EXISTE NI ES POSIBLE con esa persona, es crear expectativas falsas para uno mismo y una falsa esperanza de posible reconciliación. Es seguir manteniendo una emoción FALSA solo dentro de ti, que alimenta y alarga el malestar, que te estanca y no te deja avanzar. No querer ver la realidad, el “se terminó”, es ponerse una venda que te para el mundo y la vida... ¿por alguien que no lo merece?, ¿por alguien que te ha causado esto? Alguien decía: “A todo lo que te resistes, persiste".

Esta situación es muy importante en tu vida para aprender, para el futuro. Y precisamente este malestar es la clave para salir de ahí.

El malestar emocional que sentimos en unas situaciones y otras de la vida es el mejor entrenador emocional porque nos va modelando y haciendo fuertes para otras que vengan. Nos va curtiendo y haciendo más expertos en sentir, nos enseña a “colocar emociones” donde tocan y en la medida.

La reestructuración básicamente consiste en pensar en lo que a partir de ahora GANAMOS, no en lo que perdemos. ¿Queremos quizás volver o permanecer en esa relación que ya estaba “infectada”?

No somos las víctimas, no nos han abandonado, no nos quedamos solos, somos libressss!!!!!!!! Y sé que esa libertad está aún por conocer en qué consiste porque quizás te encuentras aún descolocado, acostumbrado a estar con tu ex, pero ahora es cuando llega tu protagonismo, VAS A SER EL PROTAGONISTA DE TU VIDA, LIBRE.

Gracias a lo que ha ocurrido vas a empezar a poder ver las cosas de otra manera. Hay que darles las gracias, si.

Otro punto, ahora: no podemos centrarnos en las cosas que no podemos hacer sin ellos, sino en las que ahora ya, por fin, sí podemos hacer.

Recuerda cuánto dolor tenías, y has dejado de sufrir. Estar pendiente de si me estará engañando, de que no le gusta esto o lo otro, de las discusiones continuas…..¡¡¡¡¡Qué desgaste, por favor!!!!!

Esto en la parte cognitiva, en cómo hacer para controlar esos pensamientos que te hacen sentir que ya no es nada posible sin el otro. Espero que ya estés sintiendo cierta liberación y viendo la luz a estas alturas del artículo. Repito, sentirnos mal solo sirve para fabricar una obsesión y sentirnos impotentes. Ya no puedes ni debes hacer nada para volver, ¡ni se te ocurra! Ahora llegan nuevas cosas, experiencias y personas ¡Qué suerte vas a tener!

Pero ahora pasamos a la acción.

Lo más importante es quitar de nuestra vista todo, absolutamente todo lo que te lo recuerde.

No recomiendo tirar ni romper cosas sino guardarlas. Al fin y al cabo forman parte de tu vida y de tu pasado y en algún momento, mucho más adelante , quizás puedas verlo sin malestar y solo como algo que estuvo ahí.

Intentar hacer cosas solo, salidas, cine, tienda. Viaja solo, te aseguro que es muy fácil y muy recomendable. Eras dependiente quizás o “acostumbrado” .

Quiero que te veas capaz de hacer cosas solo, aunque al principio te cueste. ¿Vés ? No tienes que preguntar 100 veces a nadie si prefiere una cosa u otra. ¡¡¡¡Eres capaz!!!!

Queda con amigos, e intenta conocer a gente nueva. No me gusta que mantengas mucha relación o con amigos comunes, prefiero ninguna. Cómprate ropa nueva, o incluso atrévete a cambiar de estilo. Recuerda que eres una persona nueva, aún por descubrirte!!

Sobre las situaciones o lugares que te traen recuerdos, prefiero que por ahora evites todas las que puedas, las que no son necesarias en tu vida a no ser que  por trabajo, familia o cualquier otra cosa sean inevitables. Evítalas mejor. Descúbrete en nuevos sitios haciendo cosas que se queden asociadas contigo solamente o contigo y gente nueva. Crea recuerdos. Y en caso de que no puedas evitar situaciones, intenta hacer algo nuevo para darte cuenta de que en esa situación, en ese lugar alguien más ha sido capaz de crearte un nuevo recuerdo y bonito.

Haz cosas nuevas en situaciones antiguas. Y piensa que quizás tenías idealizada a esa persona, que existen otras personas “bonitas” para hacerte SENTIR y dejarte ser tú, en quienes puedes confiar, a quienes puedes querer y que te colman de amor. Que antes de conocer a tu ex, tu ex no existía.

Fíjate , llega un momento en el que en la pareja ya no eres tú, estás limitado por el malestar, limitado por evitar. ¿Te gusta eso?

No te pongas límites en las emociones al conocer a alguien que te da una chispa y sientes que la química funciona. No te ancles el lo que pudo ser y NO ES, déjate querer por quien apareció aunque en tu cabeza exista aún sin olvidar ese EX que al final te  salió rana.

No le vas a olvidar, pero sí lo vas a superar, con total seguridad.

Y cuidado al querer establecer una nueva pareja, quizás por la costumbre de estar con alguien, o por razones de emociones mal adaptadas. Cuidado, que lo más importante para estar con alguien no son las cosas que sientes que compartes con esa persona, gustos, actividades. Sí, esa es una parte, pero ¿si en su personalidad hay choques o comportamientos que hacen daño?, eso es para toda la vida. Lo MÁS IMPORTANTE ES LA FORMA DE SER, LA PERSONA, que te cuida, te quiere, te demuestra cada dia que eres tan importante como ella misma. Los gustos y actividades a compartir se van descubriendo con el tiempo en el otro, pero la persona es la base del bienestar, lo que nunca cambia.

¡Sé feliz, sobre todo contigo mismo!

Ana M. Ángel Esteban. Psicóloga Clínica, Sexóloga. Toledo. 615224680

 

ARTÍCULOS ANTERIORES DE LA MISMA AUTORA

Curiosidades sexuales masculinas que ni ellos conocen

Cómo afrontar las críticas sin sentirte hundido

Terapia de pareja, la mejor forma de ordenar la relación

¿Cuántos hombres reconocen sentirse atraídos por otro hombre transexual?

¿El tamaño influye?

Qué hacer ante una pérdida de erección

Adictos al sexo

Cuando calienta el sol, ¿se calienta todo lo demás?

El desamor como acto de amor hacia tu pareja

La eterna pregunta: ¿Existe el punto “G”?

El primer objetivo y casi el único de la sexualidad: Disfrutar

El orgasmo y la penetración van por caminos distintos

COMPARTIR: