12 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

HABLAMOS DE SEXO

La viagra femenina, ¿Realmente aumenta el deseo sexual de las mujeres?

2019/07/01/111262_107071_10500_anamangelint.jpg
Ana M. Ángel Esteban

Hace una década que apareció  la viagra como pastilla milagrosa para tratar la disfunción eréctil en el hombre. Actualmente hay otras muchas equivalentes cuya función es mejorar  o hacer posible la capacidad erectiva siempre y cuando la causa de la dificultad en la erección sea de origen físico , porque cuando las razones son psicológicas no hay pastilla que haga que “eso se ponga en condiciones”, en este caso es obligada la visita al psicólogo / sexólogo antes de dar lugar a una fobia a tener sexo.

 

Pero centrándonos en las mujeres, uno de los principales problemas de la sexualidad femenina es la falta de deseo sexual, sobre todo en edades de menopausia. Si hacemos una equivalencia entre la viagra para hombres y mujeres, en los primeros se utiliza, como he dicho, para tratar un problema de erección pero no de deseo, ya que éste viene determinado por una hormona, la testosterona, y en las mujeres, que apenas tenemos testosterona, ¿qué hacemos para tener más ganas?

Nuestras ganas también están en “la cabeza”. Hace un par de años salió el primer medicamento  para tratar la falta de deseo en las mujeres, con resultados muy pobres y con bastantes efectos secundarios, entre otros coloración de encías y piel de forma permanente, aún habiendo suspendido la medicación y con la imposibilidad de tomar alcohol.

Este año ha sido aprobado un inyectable que se utiliza 45 minutos antes de tener relaciones y aunque parece que aumenta algo el deseo, los estudios demuestran que el número de relaciones sexuales no aumenta, aparte de que uno de los principales efectos secundarios que tiene son las náuseas y tener que pincharse, con lo que esto haría a su vez que disminuyese el deseo. Así que parece que no hemos avanzado mucho farmacológicamente en darle una solución a este problema que a muchas mujeres sí les preocupa, sobre todo cuando previamente han tenido bastante actividad sexual.

Hace unos 4 o 5 años se puso en contacto conmigo un laboratorio farmacéutico para que les explicase el funcionamiento sexual de una mujer y ver qué es lo que nos empuja y aumenta las ganas de sexo. Ya buscaban la píldora maravillosa, la viagra femenina y ya entonces, y hoy sigo pensando lo mismo, considero que las mujeres somos química, sí, hormonas, pero en mayor  medida emoción y psique. La oxitocina es una de nuestras mejores aliadas, nos despierta “el amor y el acercamiento” y se segrega sobre todo con los besos.

Que una mujer tenga más o menos ganas viene determinado además de por la química, por las experiencias sexuales previas más o menos placenteras, por la relación de pareja que tenga más o menos satisfactoria, por la monotonía o no de sus relaciones sexuales, por la habilidad sexual de su pareja en los tocamientos y por la VOLUNTAD de querer tener sexo. ¡Total nada! Pero en resumidas cuentas solo hay que tener comunicación con el otro de lo que nos está pasando y paciencia e interés por parte de la pareja en ponerle otro “modus operandi” en el sexo. Hay muchas mujeres que sufren en silencio la falta de deseo y la falta de placer por miedo a que sus parejas se sientan culpables y responsables de esta situación, por miedo a sentirse ellas mismas, por la educación, "sucias” si lo piden...

Al final, según va pasando el tiempo, las relaciones sexuales en la mayoría de las parejas NO SE REVISAN, es decir, se hace siempre lo mismo, se van monotonizando y cada uno va sintiendo en silencio paralelamente al otro, sus propio placer o displacer, llegando un momento en el que parece que lo que se hace es un desfogue en ellos y ellas evitando tener sexo u obligándose porque “toca”.

Sentirnos queridas y deseadas hace milagros sexualmente en una mujer, para empezar. Después el “entendimiento” en el desempeño sexual hace que todo vuelva en muchas ocasiones a la normalidad y a la búsqueda del otro. Y además, para mejorar o reaprender a tener sexo de calidad, estamos los profesionales de la sexología.

¡¡¡A disfrutar!!!

Ana M. Ángel Esteban. Psicóloga Clínica, Sexóloga. Toledo. 615224680

 

ARTÍCULOS ANTERIORES DE LA MISMA AUTORA

Razones para ser infiel

Ocho claves para mantener una erección y disfrutarla

Las posturas y prácticas que preferimos las psicólogas

Cómo aumentar la seguridad en uno mismo paso a paso

Estrategias para olvidar a tu ex y no morir en el intento

Curiosidades sexuales masculinas que ni ellos conocen

Cómo afrontar las críticas sin sentirte hundido

Terapia de pareja, la mejor forma de ordenar la relación

¿Cuántos hombres reconocen sentirse atraídos por otro hombre transexual?

¿El tamaño influye?

Qué hacer ante una pérdida de erección

Adictos al sexo

Cuando calienta el sol, ¿se calienta todo lo demás?

El desamor como acto de amor hacia tu pareja

La eterna pregunta: ¿Existe el punto “G”?

El primer objetivo y casi el único de la sexualidad: Disfrutar

El orgasmo y la penetración van por caminos distintos

 

COMPARTIR: