07 de diciembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

EL POTENCIAL CINEGÉTICO DE CASTILLA-LA MANCHA 

La caza en Castilla-La Mancha, mucho más que un deporte

La actividad cinegética tiene una gran importancia en Castilla-La Mancha no limitándose al mero carácter deportivo o de ocio, sino que genera actividad empresarial y tiene una enorme influencia en la socioeconomía castellano-manchega.

 

Según los datos de la Administración, la actividad cinegética genera más de 6.500 empleos fijos en puestos directos de trabajo, crianza y aprovechamiento de especies cazables, con alrededor de 1.700.000 jornales anuales La facturación anual, en cálculos aproximados, se acerca a los 600 millones de euros.

Castilla-La Mancha cuenta con 106.000 cazadores, y se trata de un sector que representa el 88% de la superficie regional y que atrae turismo al medio rural. La recaudación de esta tasa regional supone un monto total de unos 2,5 millones de euros para las arcas regionales.

6.500 EMPLEOS FIJOS

Es enorme la repercusión del sector cinegético en la región, con unos 6.500 empleos fijos directos, alrededor de 1,7 millones de jornales anuales y una facturación anual cercana a los 600 millones de euros. Además del gran potencial de la actividad cinegética y su repercusión en la generación de empleo y riqueza, esta actividad también contribuye a fijar población en el mundo rural.

La caza tiene una gran importancia en Castilla-La Mancha más allá del mero carácter deportivo o de ocio, puesto que "genera actividad empresarial y tiene una enorme influencia en la economía", tal como ha manifestado en distintas ocasiones la delegada de la Junta de Comunidades en Ciudad Real, Carmen Olmedo.

NUEVA LEY DE CAZA

Ha sido precisamente Olmedo la más directa al decir que la modificación de la Ley de Caza de Castilla-La Mancha persigue "compatibilizar la actividad cinegética con la conservación del medio natural". Y en ese sentido también ha explicado que la norma incluye, entre otras medidas, la recuperación de la figura de los cotos sociales de caza suprimidos por el anterior Ejecutivo regional.

Uno de los objetivos primordiales de la nueva ley de caza es precisamente "mantener la actividad real de la caza en los pueblos como actividad más sostenible y facilitar su práctica en igualdad de oportunidades", algo que se ha llevado a cabo con el primer coto social recuperado el pasado mes de agosto en Sevilleja de la Jara, en Toledo.

Con estos cotos se consigue que "las personas que quieren disfrutar de la caza y no tienen suficientes recursos para hacerlo en grandes cotos particulares puedan practicar la actividad cinegética en estos espacios". Otra de las medidas que incorpora la Ley de Caza es la exención de la tasa de la licencia de caza y pesca a los jubilados mayores de 65 años residentes en Castilla-La Mancha, para "facilitar la actividad a quienes tienen menos recursos".

CALIDAD, ORIGEN, SOSTENIBILIDAD Y BIENESTAR

El periodista agroalimentario Ángel Sánchez-Crespo ha puesto en valor la carne de caza de Castilla-La Mancha en relación con la importancia que la actividad cinegética tiene para la Comunidad. Y no es para menos ya que como recogía Sánchez-Crespo, siete millones de hectáreas en cotos y más de cinco millones de piezas al año “buscan expandir su hábitat comercial marcando territorio con huellas de calidad, origen, sostenibilidad y bienestar”.

“Cuesta imaginar un sector de producción agroalimentaria que abarque el 90% del territorio de la comarca productora: como si toda su superficie estuviese ocupada por una finca agrícola o por una granja ganadera. Pues, con la estadística en la mano, esa circunstancia se da en el sector de la carne de caza: Castilla-La Mancha es, en sí misma, una explotación cinegética casi en toda su extensión”, escribe el periodista.

Si analizamos los datos del último informe de la Fundación Artemisan (Evaluación del impacto económico y social de la caza en Castilla-La Mancha, en 2016) descubrimos que, con 7.125.102 hectáreas de terreno cinegético, es la segunda comunidad autónoma con mayor extensión, solo por detrás de Castilla y León (8.394.510 hectáreas) y por delante de Andalucía (7.038.741 hectáreas).

DATOS QUE IMPRESIONAN

Cerca del 90% del territorio regional está declarado como cinegético y el 16% del terreno de caza español se concentra en Castilla-La Mancha.

Los datos impresionan: 337 cuarteles comerciales de caza y 5.843 cotos, el 18% de todos los que hay en nuestro país. De ellos salen cada año 5,2 millones de capturas (150.621 de caza mayor y 5.054.461 de caza menor en la temporada 2016). Por especies destacan en caza mayor el ciervo y el jabalí; y en caza menor, el conejo y la perdiz.

“Datos que dejan claro el enorme potencial del segmento de la carne de origen cinegético de la mano de los distintos segmentos productivos de origen pecuario y ganadero”, añade Sánchez-Crespo.

Pero es que además, el aprovechamiento de la carne de caza puede contribuir como dinamizador transversal de la actividad económica en los núcleos rurales, fijando población al territorio, creando valor y convirtiéndose a su vez en herramienta de sostenibilidad medioambiental.

COMPARTIR: