EN EL DÍA MUNDIAL DEL AGUA

La EDAR de Toledo, un ejemplo de potente y moderna depuradora que hay que conocer

La EDAR de la Ciudad de Toledo (EDAR Estiviel) se inauguró en diciembre de 2014, y forma parte de la actuación que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente desarrolló en la ciudad para mejorar la calidad de los vertidos al Río Tajo.

 

Es uno de los grandes y más importantes servicios que se prestan desde el ayuntamiento a los ciudadanos. La EDAR toledana dispone de las más modernas técnicas de depuración y aprovechamiento de residuos y energías. Es un gran ejemplo de actuación en el tratamiento y aprovechamiento de las aguas que todos deberíamos conocer. Sobre todo ahora que celebramos el Día Mundial del Agua.

La depuradora puede visitarse de forma individual o por grupos previa cita autorizada por el Ayuntamiento. Merece la pena.

La actuación “Saneamiento de vertidos de Toledo”, cuyas obras ejecutó la sociedad estatal Aguas de las Cuencas de España (Acuaes), supuso una inversión total de 39,9 millones de € (IVA incluido), incluyendo la EDAR Estiviel (24,2 millones €), el colector hasta la EDAR (12,1 millones de €) y el Tanque de Tormentas de Toledo (3,6 millones de €).

COMPROMISO DEL AYUNTAMIENTO

En cualquier caso hay que subrayar que el promotor de la inversión es el Ayuntamiento de Toledo, el cual asumió el total de la inversión, lo que expresa a las claras el compromiso del Consistorio toledano con la depuración de aguas residuales, sostenibilidad y cuidado del medio ambiente.

El Real Decreto Ley 11/95 de 28 de diciembre traspone la Directiva 91/272/CEE establece las normas aplicables al tratamiento de las aguas residuales urbanas, exigiendo la reducción de nutrientes (Nitrógeno y Fósforo) en las zonas sensibles. Tras la inclusión del río Tajo a su paso por Toledo como zona sensible, y con el fin de dar cumplimiento a esta normativa, se estableció la necesidad de ejecutar una instalación de tratamiento de agua que permitiera alcanzar los niveles de calidad requeridos.

La Estación está gestionada en la actualidad por Aqualia, una gran empresa de ámbito nacional e internacional que es puntera en su campo de actividad y que tiene una amplia presencia en Castilla-La Mancha. Jesús Martínez Molina  es el jefe de Producción de Aqualia en Toledo y Cristina González Barbero la jefa de servicio de la EDAR.

SINGULARIDADES 

Por su moderna concepción y su amplia capacidad para el tratamiento del agua, la EDAR de Toledo tiene algunas singularidades que conviene destacar.

El Tanque de Tormentas de la Ciudad de Toledo tiene una capacidad de 6.000 m3 cuya finalidad es evitar los alivios de agua residual sin depurar al rio Tajo, en episodios de tormentas.

El colector para la EDAR Estiviel tiene 5,7 km de longitud y una capacidad de transporte de 4 m3/s.

LA EDAR Estiviel está construida para una capacidad de tratamiento de 36.000 m3/día y para una población de 270.000 habitantes equivalentes. En la actualidad se tratan 12.000 m3/día. 

TECNOLOGÍA 

La EDAR cuenta con un moderno equipamiento para el tratamiento de las aguas y de los fangos. Destaca el tratamiento biológico mediante fangos activos con eliminación de Nitrógeno y Fósforo por vía biológica mediante el proceso denominado NIPHO plus. 

Actualmente, se cumplen todos los requisitos de la Confederación Hidrográfica del Tajo marcados en la autorización de vertido del agua depurada obteniendo unos rendimientos de depuración mayores al 98%. 

EL RESIDUO COMO RECURSO 

Aqualia realiza una gestión ecoeficiente mediante la reutilización de las aguas una vez tratadas, el aprovechamiento del fango para la agricultura, y el aprovechamiento energético de los gases que se generan el en proceso de digestión de los fangos. 

Como ejemplo, en torno a un 50% del agua depurada es utilizada para uso propio de la planta (riego, consumos internos, limpieza de viales, baldeos...), y el 90-95% del biogás generado es utilizado para calentar los fangos, o para cubrir parte de las necesidades energéticas de la planta. 

SOBRE LA DEPURACIÓN 

El agua que se consume en los hogares, comercios e industrias, una vez usada, es conducida a través de la red de alcantarillado y de las Estaciones de Rebombeo, a la EDAR para ser procesada y reciclada.

Las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) juegan un papel fundamental en el ciclo del agua. En ellas se procesa y recicla el agua antes de retornarla al medio natural. La construcción, operación y mantenimiento de estos sistemas son complejos y muy costosos, pero la calidad de nuestro medio ambiente depende de ello. Las EDAR permiten eliminar las contaminaciones físico-químicas y biológicas, y se clasifican según los procesos de los que se disponen: tratamiento primario, secundario y terciario. El proceso de eliminación de la contaminación en las EDAR con tratamiento primario se fundamenta básicamente en la sedimentación.

Las que tiene tratamiento secundario, además del proceso anterior, añaden una etapa biológica. 

ESQUEMA DE LA EDAR

Por su interés, ofrecemos el plano de las instalaciones y las etapas que siguen las aguas residuales de la ciudad desde que entran en la depuradora hasta que se cierra el ciclo con su reaprovechamiento por la estación o el vertido de nuevo al Tajo.

 

Etapa 1. Desbaste de sólidos.

Rejas de gruesos: Eliminan sólidos grandes tales como: palos, maderas, etc.

Rejas de finos: Eliminan sólidos y desechos pequeños, tales como: telas, papel, madera, etc. 

Etapa 2. Desarenado/ desengrasado.

Desarenadores: Eliminan arenas y sólidos pesados.

Desengrasadores: Eliminan grasas y flotantes. 

Etapa 3. Decantación primaria.

La decantación permite eliminar la materia en suspensión. Este proceso se compone de tanques de sedimentación donde la reducida velocidad de desplazamiento del agua permite que la materia en suspensión sedimente por acción de la gravedad. El fango generado se elimina desde el fondo del decantador. Igualmente, se recoge la espuma y flotantes de la superficie. 

Etapa 4. Tratamiento secundario (o biológico).

El tratamiento biológico tiene como objetivo eliminar la contaminación orgánica de las aguas residuales. Este proceso se desarrolla en tanques aireados donde se forma un fango activado con microrganismos que asimilan la materia orgánica biodegradable. 

Etapa 5. Clarificación o decantación secundaria.

La clarificación es una decantación secundaria que tiene como objetivo separar el fango activado del agua. 

Etapa 6. Tratamiento terciario.

Si el agua tratada se incorpora a un cauce receptor catalogado como sensible y/o protegido, o va a ser reutilizada con fines agrícolas (riego), se procede a un tratamiento de afino, filtrando y desinfectándola. 

Etapa 7. Tratamiento del fango.

El fango es el subproducto de la depuración de las aguas residuales. Se genera por los tratamientos primarios (fango primario) y secundario (fango biológico). El fango se deshidrata para facilitar su transporte hasta el vertedero o su transformación en abono orgánico para uso agrícola. 

SOBRE AQUALIA 

 “Agua limpia y saneamiento”, es un Objetivo de Desarrollo Sostenible que empresas como Aqualia, son fundamentales para su consecución, ya que aportan investigación e inversión para optimizar los recursos disponibles y garantizar un saneamiento eficaz. 

Aqualia está orgullosa de trabajar en el ciclo del agua y contribuir al desarrollo de la sociedad de la mano de las administraciones públicas generando bienestar. Actualmente, gestiona 72.753 kilómetros de redes (casi 2 veces el perímetro de la Tierra) y más de 1.000 Estaciones potabilizadoras, depuradoras y desaladoras. Todo ello, para que el agua que llega a los hogares de los más de 1.100 municipios gestionados satisfaga las necesidades de los ciudadanos en cantidad y calidad. 

Compartir
Update CMP