14 de noviembre de 2019
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google+
Buscar
Publicidad Suscripción al boletín

HABLAMOS DE SEXO

¿Qué hacer ante una pérdida de erección? 

Ante todo ¡tranquilidad! Sí, ya sé que es una situación de las más temidas y complicadas para los hombres, pero la tranquilidad y el no darle importancia es lo más eficaz. No darle importancia tu internamente y tampoco hagas comentarios despectivos hacia ti mismo y hacia lo que está ocurriendo.

 

Ten en cuenta que en cualquier situación de la vida (y ya te lo digo como psicóloga) si tú eres el primero que le das importancia a algo que no te gusta estás dándole todas las pistas al otro, en general, para que también le de importancia.

Hay algunos momentos sexuales en los que debieras tener en cuenta que es bastante probable perder la erección y “bueno, te la juegas”, y aunque ahora se te esté poniendo el corazón en un puño, dentro de unas líneas verás cómo te relajas. Esos momentos “malditos” suelen coincidir con estar cansado, y ¿para qué te vas a exponer y a exponer tu autoestima si de entrada ni lo vas a disfrutar?; por estar con una nueva pareja: la novedad crea ansiedad por la exigencia que te pones de dar la talla y por el miedo a la evaluación de la otra persona, ya sea en forma de comentarios o actitudes.  También puede ocurrir lo contrario, que se produzca muchísima excitación y haya eyaculación precoz. En otros casos, la ingesta de alcohol te desinhibe para el acercamiento pero cuando estás en ello ves que algo está pasando y “no se te pone”. Las críticas de la pareja sobre tu desempeño sexual o sobre tu erección son devastadoras: Quizás lo peor que cree un hombre que le puede pasar en el sexo. Una pérdida de erección puntual o que se repite, además acompañada de estos comentarios totalmente equivocados de la pareja, pueden hacer que un hombre desarrolle una fobia al sexo y hasta evite acercamientos de tan solo besos o caricias por la anticipación del miedo a no poder tener, quizás, una erección.

Entonces, no sé si este artículo es más interesante que lo lean ellos o ellas, porque lo siguiente que voy a decir es SIEMPRE ASÍ: LAS MUJERES NO NECESITAMOS UN PENE, NI UN PENE EN ERECCIÓN PARA DISFRUTAR. No, no lo necesitamos en ningún caso y lo digo como psicóloga, como sexóloga y sobre todo como mujer. Por ello algunas mujeres, esas que critican y hunden psicológicamente a su pareja por no tener erección, deberían dejar de comportarse de forma machista y pedir cita en la consulta de una sexóloga para aprender qué necesita ella misma para disfrutar, qué no es necesario y cómo se desarrolla una relación sexual satisfactoria para ambos. Así que chicos, señores, relájense porque aunque es una cuestión social y educacional que lleváis grabada a fuego, un pene en erección no es el centro de una relación sexual ni el causante del disfrute de una mujer. Esto también lo digo para quienes no tienen problemas de erección y exigen que con la penetración ella llegue al orgasmo.

El sexo no debería realizarse con esquemas previos de exigencia ni para uno mismo ni para el otro, sin presiones, sin deberes, solo con imaginación, respeto y ganas de disfrutar con o sin un pene en erección. Así que esta debe ser la nueva premisa que los hombres deben tener en la cabeza: Por muy difícil que sea asimilarlo, NO ES NECESARIO NINGÚN PENE EN ERECCÍON PARA QUE TU PAREJA DISFRUTE. Y cuando se te baje, no te enfades, repito, ahí no se acaba todo porque tú no puedas penetrar. Hay que seguir jugando y pensando en que a nosotras nos gustan mucho más otro tipo de prácticas.

De hecho, en mi consulta el tratamiento en las dificultades erectivas siempre lo comienzo prohibiendo durante unos días la penetración para centrarnos en las demás opciones de disfrute que también aprendemos.

No obstante sería recomendable que quien duda sobre lo “normal” en la sexualidad y desempeño sexual (viéndose como espectador), visitara la consulta del sexólogo porque con tan solo una sesión despejamos dudas y aprendemos lo que es ideal y lo que es real en el sexo.

Ana M. Ángel Esteban. Psicóloga Clínica, Sexóloga.

Clínica del Rosario. Toledo. 615224680

 

ARTÍCULOS ANTERIORES DE LA MISMA AUTORA

Cuando calienta el sol, ¿se calienta todo lo demás?

El desamor como actor de amor hacia tu pareja

La eterna pregunta: ¿Existe el punto “G”?

El primer objetivo y casi el único de la sexualidad: Disfrutar

El orgasmo y la penetración van por caminos distintos

COMPARTIR: