Viento de La Mancha

Viento de La Mancha


RICARDO CHAMORRO

El fraccionamiento del centro-derecha

Algunos me acusarán de repetitivo, e incluso de pelmazo, porque llevo hablando de este asunto en esta columna desde hace años, pero no se pusieron las medidas para frenar la falta de liderazgo en la unidad del centro derecha y hoy ya es una realidad indudable que este sector está absolutamente fraccionado.

El PP ya no aglutina al centro-derecha

"José María Aznar dio a la derecha política española sus primeras victorias electorales indiscutibles desde la Restauración. Su receta no fue especialmente original ni es ningún secreto: construir un gran Partido Popular en el que cupiesen todas las sensibilidades y todos los votos desde el centroizquierda hasta la derecha nacional democrática. La UCD, pese a su variedad, nunca entendió esto: que dejar un espacio social y político libre a su derecha podía ser cómodo para sus líderes, para ahorrarles acusaciones de derechismo, ultraderechismo, y canibalismo a cargo de la izquierda postestalinista, pero era una renuncia completa a la ´mayoría natural´ (y una sumisión moral al socialismo)".

Hoy el centro derecha español ya no es monopolio del PP, ese sector socio político está claramente fraccionado. Cs ha logrado lo que UPyD no consiguió, mostrarse auténticamente transversal y hacer una brecha en el centro derecha y en la izquierda moderada, incluyendo también en este espectro a las sensibilidades socialdemócratas.

No solo esta Cs, tenemos partidos regionalistas conservadores como UPN que ahogan en Navarra cualquier iniciativa popular, VOX, el partido de Ortega Lara y Abascal, que a pesar de no tener representación en el Congreso esgrime una militancia y campañas muy comprometidas que ponen de manifiesto incumplimientos del PP y empiezan a concienciar de manera importante a la derecha, tenemos partidos católicos como AVANZA dirigidos por ex miembros del Partido Popular como Benigno Blanco enfrentados a las políticas del nuevo PP, tenemos al sector liberal de FAES en clara pugna ideológica con muchas medidas del gobierno, incluso partidos de nuevo cuño como el fundado por Jorge Campos en Baleares, asociaciones por la libertad lingüística, asociaciones contra el secesionismo, comentaristas de radio, ex diputados…

Hubo un tiempo que todo el ámbito de centro-derecha gravitaba en torno al Partido Popular, hoy esto no es así.

Todo suma, y los desprecios que el PP ha hecho a todo su sector social y político lo va a pagar finalmente, es evidente que han tratado de congraciarse con los poderes que siempre les despreciaron mientras olvidaron a su gente, olvidaron a los que dieron la cara por unas siglas que antaño significaban algo importante como mito aglutinante de la derecha, hoy ya no significan lo que significaron, y lo dicen aquellos militantes y cargos que empeñaron la vida  por España y la libertad, sólo hay que escuchar a la mujer de Gregorio Ordoñez, a Mayor Oreja o a María San Gil.

Fraga y los tecnócratas

Manuel Fraga, presidente de Honor del Partido Popular, contaba en 2002 que alguien en Inglaterra dijo que: "… si Reino Unido hubiera estado gobernado por sus funcionarios, su famoso servicio civil, con criterios puramente técnicos, durante algún tiempo sería el país mejor administrado del mundo, pero que después los mismos funcionarios aparecerían colgados de las farolas de la capital".

La política es mucho más que encuestas, cifras y balances, la política necesita también sentimiento, voluntad, fe en unos valores y cuando olvidas tus fundamentos por mantener el cargo, tapar la corrupción o caer bien a los que siempre te despreciaron, la unidad salta por los aires.

Compartir